Categorized | Sucesos

Del caso Campeón al ‘asunto’ Blanco

Orozco, Dorribo y Blanco, en una cena homenaje al ministro, en 2010. | Efe

 

  • La operación iniciada en unos laboratorios ha dado un gran salto cualitativo
  • La declaración ante la juez del empresario detenido, clave en el proceso
  • José Blanco, en el centro de las miradas, siempre ha negado las acusaciones
  • El principal argumento, el supuesto tráfico de influencias del ministro
  • Del encuentro en una gasolinera al supuesto pago del chalé del socialista
  • Un operativo contra los laboratorios Nupel del que salieron 15 personas detenidas, ha derivado en un conflicto político al filo de unas elecciones generales consideradas por muchos como las más importantes desde la Transición, dado el momento de grave crisis económica. Los hechos iniciados aquel 24 de mayo de 2011 en un polígono empresarial de Lugo, bautizados como ‘operación Campeón’, han evolucionado en la sospecha de una hilvanada red de corruptelas que han puesto al ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, en el centro de todas las miradas.

    Un caso Campeón que bien podría disgregarse y llamarse caso o un más aséptico ‘asunto José Blanco’, al menos eso han deseado desde el Partido Popular. Las acusaciones sobre el ministro lucense ya no proceden sólo del dueño de Nupel, Jorge Dorribo, que podría estar desacreditado por estar imputado, sino que es la propia juez instructora, Estela San José, la que le ha incluido en la exposición razonada que ha enviado al Tribunal Supremo. Conversaciones telefónicas y mensajes de texto de los móviles de Dorribo y de Orozco en los que Blanco aparece como emisor o receptor y en los que la juez aprecia indicios de delitos de cohecho y tráfico de influencias.

    “Es bueno tener un amigo en el Gobierno” o “Blanco va arreglando las cosas”, son ejemplos del contenido de los mensajes SMS interceptados por la investigación judicial. Incluso las grabaciones demuestran que es el propio ministro el que se expresa: “En 15 días está resuelto lo de Cataluña y el otro tema de Coruña también se resuelve”.

    El empresario Jorge Dorribo. | EfeEl empresario Jorge Dorribo. | Efe

    Frases que podrían demostrar el papel de Blanco como facilitador de trámites ante organismos como el Ministerio de Sanidad o Aena, en favor de los empresarios protagonistas de la trama. Como desveló EL MUNDO el 7 de noviembre, el vicepresidente de la empresa lucense de transportes Azkar, José Antonio Orozco, logró que Blanco desbloqueara en tiempo récord una licencia para una nave en el aeropuerto del Prat. Orozco es socio de Dorribo en la empresa andorrana Salut d’Innovació, con la que el farmacéutico pretendía vender a África medicamentos retirados de las farmacias.

    El salto cualitativo en el caso se produjo ese día, horas antes del debate Rubalcaba-Rajoy, pero una mirada hacia atrás ofrece la evolución de un caso que, en un principio, afectó a dos directivos de un organismo de la Xunta de Galicia, paradójicamente del PP.

    Las comisiones y la gasolinera

    El 4 de octubre es la otra fecha que marca el calendario en la hemeroteca. EL MUNDO recoge la declaración que hizo Jorge Dorribo ante la juez de Lugo. El empresario decía haber pagado 400.000 euros a Blanco a cambio de recibir ayudas públicas. Es aquí cuando surge un nuevo elemento, Manuel Bran, primo de la mujer del ministro, y administrador de la empresa de electricidad Espiñeira y Bran. Bran y su empresa ejercerían de intermediarios.

    Pero además de Blanco, Dorribo implicó a otros dos políticos, al diputado del PP Pablo Cobián y al ex conselleiro de Industria de la Xunta bipartita,Fernando Blanco, del BNG. Ambos habrían recibido sendos sobornos de 200.000 euros de parte del empresario farmacéutico, siempre según éste. Los dos defendieron su inocencia anunciando querellas ydimitiendo de sus escañosBlanco, por su parte, anunció “acciones civiles y penales”. Todos negaron los hechos.

    Al día siguiente, 5 de octubre, EL MUNDO destapa el encuentro que mantuvieron Blanco, Bran y Dorribo en una gasolinera de la A-6, en Guitiriz (Lugo). El empresario quería plantear al ministro gestiones ante Sanidad y, para lograr la cita, según declaró a la juez, pagaría los 200.000 euros. Ocurrió el 5 de febrero de 2011.

    La gasolinera de la A-6 en Guitiriz, donde se vieron ministro y empresario. | Pedro AgreloLa gasolinera de la A-6 en Guitiriz, donde se vieron ministro y empresario. | Pedro Agrelo

    Blanco defendió desde entonces su inocencia recordando que el Gobierno nunca dio una sola ayuda a Nupel y matizaba que, si bien se produjo el encuentro, éste no fue en su coche oficial sino en el del partido y con la escolta como vicesecretario del PSOE, aceptando simplemente recibir al empresario que le quería hacer una petición.

    En consecuencia, el ministro reclamaba la apertura parcial del secreto de sumario para poder defenderse y el abogado de Bran solicitaba en el juzgado de Lugo que citase a su cliente como testigo. Ambos rechazaban sin ápice de duda las acusaciones de Dorribo.

    Polémica política en Galicia

    La trama daba el salto definitivo a la política. En Galicia, PP, PSOE y BNG se entrecruzan constantes acusaciones en el Parlamento por la implicación del ministro y las ayudas concedidas por la Xunta a Nupel, tanto en la etapa del bipartito como en el presente mandato del PP.

    Feijóo anunciaba que la Xunta se personaría en la causa y defendía que su Gobierno no concedió ninguna ayuda al laboratorio. El presidente gallego también se vio ‘tocado’, cuando el PSOE desvelaba que Feijóo había mantenido una entrevista con Dorribo en su despacho, eso sí, según el presidente, “con luz y taquígrafos”.

    Pero el bipartito sí concedió ayudas directas. Y la Xunta actual un crédito europeo de tres millones de euros. Todo ello a través del Igape, organismo protagonista en los inicios del caso cuyo director y subdirector, nombrados por el conselleiro de Industria, fueron las primeras víctimas políticas al verse imputados y forzados a dimitir.

    Unos hechos que nos devuelven a la prehistoria de la operación, al 24 de mayo de 2011, cuando agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera de la AEAT registraron Nupel y era detenido Dorribo. Dos días después, el empresario ingresó en prisión preventiva, de la que saldría el 9 de agosto tras hacer su primera declaración ante la juez.

    La figura de José Antonio Orozco

    Con PP y BNG supuestamente ‘limpios’ por las dimisiones de sus diputados, el caso apuntó únicamente hacia Blanco y sus relaciones. El 3 de noviembre la juez remitía al Supremo la parte del caso que afecta al ministro, hecho que según el entorno de éste desbloqueaba el “limbo de indefensión” en el que se encontraba, puesto que hasta ahora sólo contaba con informaciones de prensa, sin saber si su nombre figuraba realmente en el sumario.

    Jorge Dorribo, en otra de sus supuestas declaraciones ante la juez más polémicas, revelaba que su socio José Antonio Orozco “había pagado una parte del chalé” del ministro de Fomento en Madrid.

    Unos hechos desmentidos por el directivo de Azkar, a la postre, como se ha indicado anteriormente, presuntamente beneficiado por las maniobras de Blanco en el aeropuerto de Barcelona. Orozco estuvo presente también en la entrevista de Dorribo con Feijóo, precisamente para pedirle apoyo para una plataforma logística de Nupel y Azkar.

     

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/11/08/galicia/1320755930.html

 

Comments are closed.

Translator

Translator by Yellingnews

Categorías

Noticias más vistas

Noticias por fecha

octubre 2017
L M X J V S D
« feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031