Categorized | Ciencia y tecnología, Salud

Eduardo Estivill: «Hay que prescindir del móvil tres horas antes de ir a dormir»

Su difundido y aclamado «Duérmete niño» dio alcance popular a un empeño en el que Estivill sigue profundizando: el estudio científico del sueño, de menores y de adultos

Eduardo Estivill: «Hay que prescindir del móvil tres horas antes de ir a dormir»

No perdona la siesta porque asegura que ese descanso a mediodía (siempre que sea breve, de un cuarto de hora) resulta tonificante y reparador. Así se aplica sus propias recetas el «doctor sueño» (al que algunos, pomposamente, califican como «el Morfeo del siglo XXI»), quien, sin embargo, no descubrió a tiempo su archiconocido sistema para dormir niños (el «método Estivill»). Cuando lo desarrolló y plasmó en el libro «Duérmete niño», su hija ya estaba crecida, después de haber dado en su primera infancia más que sobrada tabarra nocturna. Sí le ha servido para sus dos nietos, gracias a que no desistió en sus investigaciones sobre el sueño a todas las edades.

-Como higiene de sueño para adultos recomienda desconectar completamente de la actividad laboral tres horas antes de acostarse.

-Exactamente. El sueño no aparece de golpe. El cerebro necesita una degradación, una paulatina desconexión. Hoy mucha gente piensa que puede estar activada hasta el último momento del día con el móvil conectado o trabajando en internet y después pretenden ir a la cama, apagar la luz y que el sueño aparezca como un interruptor, y esto es imposible, es antifisiológico. El sueño necesita ser preparado, y, aunque finalmente cada uno haga lo que quiera, los especialistas debemos explicarlo.

-Proceda…

-Es necesario desconectar el móvil, olvidarnos de internet y dedicarnos a una actividad completamente distinta. Por ejemplo, un músico no puede dedicarse a escuchar música y un periodista no puede leer.

-¿Cómo? ¿Ni el novelón de moda?

-Es que si el periodista lee lo que va a ocurrir es que le va a interesar lo que lee, va a fijarse en si está bien escrito. Es decir, es más de lo mismo. Te recomiendo que te dediques a coleccionar mariposas, o al bricolaje.

-Para los que tienen horarios de tarde-noche es una quimera esa desconexión tan dilatada.

-Por eso padecen más problemas. Es un grupo de población de riesgo desde el punto de vista de las alteraciones del sueño. Hoy en día sabemos que la gente que trabaja en turnos de noche, por cada quince años de trabajo nocturno tiene cinco años menos de esperanza de vida.

-¿En qué medida es el ruido enemigo del sueño?

-Cualquier cambio que hay en la habitación de la persona que duerme puede influir en su sueño. Si a nuestro lado está alguien que ronca, que tenga tos o sencillamente se gire, ese movimiento o ese ruido nos afectarán provocando pequeños microdespertares que a lo mejor no nos despiertan del todo pero sí hacen que no podamos profundizar correctamente en el sueño. Por esto al día siguiente tendremos la sensación de no haber descansado. Si tenemos un roncador al lado, hay que enviarlo a otra habitación, sin miramientos.

-¿Por qué se necesita la oscuridad?

-Sabemos que en el momento en el que desaparece la luz el cerebro empieza a fabricar la sustancia llamada melatonina que el cerebro fabrica precisamente para informar a nuestro reloj biológico de que tiene que dormir. Por eso en los países nórdicos, donde no se usan persianas, se dan muchas más alteraciones del sueño.

-Por la crisis y la angustia económica de mucha gente, ¿se han disparado estos trastornos?

-Desde luego.La crisis ha aumentado en muchas personas ese cúmulo de estrés y ansiedad que impide dormir. Esto supone actualmente más del veinte por ciento de las causas por las que se acude a nuestra consulta. Son pacientes complicados, porque su curación sería encontrar trabajo o que les perdonaran la hipoteca, y eso no depende de los médicos del sueño.

-Su «Duérmete niño» se ha convertido en un clásico.

-Los papás de forma cariñosa lo llaman «método estivill», pero yo no he inventado ningún método, en realidad es el compendio de normas que muchos científicos aplican en el mundo, consistentes en sincronizar el reloj interno del niño, que es lo mismo que decir que le tenemos que enseñar una serie de rutinas para que aprenda a dormir.

-También tiene sus detractores.

-Mientras estén en internet, que es lo que sucede, y no en los foros científicos ni en los congresos médicos, no me preocupan lo más mínimo.

-Ha publicado recientemente «Pediatría con sentido común para padres y madres con sentido común».

-Lo escribí con el doctor Gonzalo Pin.La idea era hacer un manual de pediatría completo, tanto sobre salud como sobre educación emocional, para los padres de hoy, que yo creo que son mejores que los de antaño. Se preocupan más por sus hijos y quieren aprender, pero tienen un hándicap, que es el de la falta de tiempo.

-En ese manual habla de la necesidad de «educar a los niños en la frustración».

-Es crucial. Hoy los niños lo tienen todo inmediatamente. Precisamente porque los padres tienen poco tiempo, tienden a consentirlos. Hay que educarlos en el perder, en el no tenerlo todo, porque esto les va a forjar la autoestima.

-Les va a hacer buena falta, porque posiblemente les tocará vivir peor que sus padres.

-Totalmente. Y si no han conocido el «no», ni la frustración, ni la necesidad de esforzarse, pueden caer en muchísimos problemas psicológicos.

http://www.abc.es/20120409/contraportada/abcp-eduard-estivill-20120409.html

Comments are closed.

Translator

Translator by Yellingnews

Categorías

Noticias más vistas

Noticias por fecha

octubre 2017
L M X J V S D
« feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031