Categorized | Economia

Grecia, al borde del abismo

Los ciudadanos están agobiados por impuestos, recortes salariales y de pensiones y la Administración, sin dinero, está casi paralizada

Grecia, tragedia de dos años

«Vendí mi coche y cancelé el contrato del teléfono celular, porque ahora solo trabajo ocho meses al año, y gracias. Me pagan 800 euros al mes. ¿Cómo hago para sacar adelante a la familia?» Dimitris Perakis, con 33 años, trabaja como correo en una empresa privada y sueña con marcharse como emigrante a Australia para acabar así con su angustia y pesadilla. Mientras por su trabajo recorre Atenas con su motocicleta, constata que cada día hay más personas tiradas en la calle. La historia de Dimitris es una más de las muchas que forman parte del sentimiento general de frustración, desesperanza y perplejidad que se extiende por todo el país.

Grecia se está convirtiendo en un país de emigración. Australia, sobre todo, porque allí existe una gran comunidad griega, y Brasil son las metas preferidas de muchos griegos desesperados, y se han creado agencias para ayudarles y resolver la logística.

Una gran ansiedad es la característica común en la sociedad griega de hoy. «Un día se nos dice que nos suben los impuestos, otro que rebajan salarios y pensiones. Solo nos dan malas noticias que crean gran inseguridad ante el futuro», nos dice Petros, propietario de una negocio de ordenadores y telefonía, Mr.Mobi. «Tenía seis empleados me he visto obligado a echar a cuatro, y el destino del negocio es el cierre —añade con resignación—. Antes muchos podían gastarse 600 euros en un Iphone, pero la gente terminará por comprar uno teléfono de 30 euros.

Otros comerciantes antes de cerrar aguantan como pueden con rebajas permantes que llegan al 40%. Es el caso del anticuario Konstantin Chatzimeletiades, que paga 2.000 euros por un local de 20 metros en el céntrico y burgués barrio de Colonaki. Y se dice afortunado, porque en los alquileres de locales se pagaban entre 100 y 400 euros al metro, porque en años pasados se vivió con gran «euforia». «Una gran burbuja ha explotado y ha arrasado con todo, porque además estamos agobiados por impuestos», añade Konstantin, mientras su hermana restaura una cerámica. Los efectos se notan por todo el barrio, con infinidad de locales cerrados y carteles de «se alquila» o «se vende».

Todo el mundo ha visto las imágenes de las plazas y calles de Atenas con las protestas, incluso violentas, de los ciudadanos. Aún son visibles las huellas de las luchas y revueltas, con pintadas por doquier y cristales rotos a pedradas en algunos edificios, para contestar las decisiones impopulares del Gobierno, a comenzar por 30.000 despedidos en el sector público, siguiendo con un durísimo plan de austeridad impuesto por la «troika», Unión Europea, FMI y BCE, a cambio de obtener el 26 de octubre la aprobación, por parte de la UE, de un plan de rescate de 130.000 millones hasta el 2014 y la quita del 50% en la deuda (el primer rescate fue de 120.000 millones).

Desesperación

 

La población está tan hastiada , desesperada y humillada que casi en un 70% hubiera deseado rechazar el plan de rescate, porque no quiere soportar ya más sacrificios. Pero sin el dinero del rescate (una entrega de 8.000 millones), funcionarios y pensionistas no podrían cobrar su paga en diciembre.

Nadie se libra de esos recortes salariales en proporciones similares o incluso superiores a los 400 euros. Por ejemplo, un maestro con 20 años de antigüedad, y con un sueldo de 1.400 euros mensuales, se le ha reducido a 900. El desánimo está calando en la sociedad, con señales alarmantes. «En Grecia no funciona nada, ni siquiera el ejército. Los policías que ahora nos rodean protegiendo el Parlamento han ganado este mes 300 euros, a causa de varios impuestos extraordinarios acumulados que se han descontado del sueldo en octubre. En un mes normal,con la rebaja salarial que se les ha impuesto cobran 700-800 euros. Un drama. En Grecia no funciona nada. La administración esta casi paralizada», nos manifestaba el viernes Vasilis Mulópulos, diputado de la coalición de izquierdas Siriza, tan solo unas horas antes de la votación en la que el primer ministro Papandreu ganó in extremis con 153 de los 300 votos.

Según los sondeos, si hoy se celebraran elecciones, las ganaría con una mayoría aplastante Nueva Democracia, la formación de centro derecha de Antonis Samaras, pese a que también son responsables de la crisis, pues mientras gobernaron con anterioridad a Papandreu trucaron las cuentas públicas presentadas a Bruselas, declarando un déficit público muy inferior al real.

Hoy a los griegos se les ve hartos de la política surrealista y confusa de su país. Mientras se debatía el plan de rescate y la moción de confianza en Papandreu, frente al Parlamento se lanzaban gritos de protesta contra el gobierno y la plutocracia. «Los griegos pedimos a los políticos que colaboren para salvar al país en lugar de hacer sus propios intereses», se leía en una gran pancarta que sostenía Gianis Kostas, de 56 años, productor de televisión, que acudió a manifestarse porque está «harto» de las batallas políticas en el Parlamento. «La mayoría de los griegos prefiere seguir ligado a la UE, porque teme que fuera Grecia se convertiría en una república bananera o tercermundista», dice un diplomático occidental.

Una semana loca

 

Después de una semana loca, Atenas espera con ansia conocer su inmediato futuro y el gobierno que conducirá al país hasta nuevas elecciones. Papandreu se había jugado su futuro como en una partida de póker, lanzando el peligroso órdago del referéndum, para que los griegos hubieran votado sobre el nuevo plan de rescate impuesto por la UE. El anuncio de ese desafío lanzado el 31 de octubre causó pánico mundial, porque según los sondeos el 60% de los griegos hubiera votado «no», lo que hubiera supuesto la salida de Grecia del euro, con consecuencias negativas en la eurozona. Aislado y con presiones, Papandreu ha abandonado su proyecto de referéndum, perdiendo la partida. Tras dos años de poder agotador, poniendo al país al borde del colapso mientras luchaba por salvarlo de la quiebra, bajo el control de la «troika», Papandreu se marchará en días o semanas. Puede ser el punto final de una dinastía protagonista de la vida politica griega desde mediados del siglo XX.

Comments are closed.

Translator

Translator by Yellingnews

Categorías

Noticias más vistas

Noticias por fecha

octubre 2017
L M X J V S D
« feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031