Categorized | Economia

Jóvenes y sin futuro

Enea Gjoni está sentado en silencio con algunos de sus amigos en un café al aire libre,  que se ha convertido en un lugar de reunión para los jóvenes desempleados de la capital griega. Nadie habla. Ellos han estado aquí durante horas, como lo han hecho todos los días durante los últimos meses, y se están quedando sin muchas cosas que decir.

Hace un año, Gjoni,  de 19 años, graduado de una escuela secundaria técnica en la ciudad, tenía unas metas bastante modestas: quería ser mecánico de automóviles. Pero en un país que está entrando en su quinto año de recesión, ha sido incapaz de encontrar ningún trabajo.

“Aquí no hay futuro”, decía mientras removía su café.

Más de 5,5 millones de jóvenes de toda Europa están desempleados, según los informes de la Comisión Europea, parte de lo que los expertos consideran como una generación perdida, comenta Ariana Eunjung en un artículo en el Washington Post.

La tasa de desempleo juvenil en Grecia y España se ha elevado a un asombroso 53 por ciento. Esa tasa es del 36 por ciento en Portugal, el 34 por ciento en Italia y un 23 por ciento en Francia, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Esto se compara con el 15 por ciento en  Estados Unidos. A nivel mundial, una de cada ocho personas menores de 25 años está en el paro.

En la zona euro, la tasa de desempleo es del 26 por ciento – la más alta desde la creación de la moneda común.

En un informe publicado en julio, la OCDE, un grupo formado por 34 países democráticos, advirtió que los jóvenes están soportando la carga de la crisis económica en Europa. Mientras que muchos de estos jóvenes tienen a sus familias a las que recurrir, y con frecuencia pueden vivir en su casa de forma gratuita, la OCDE advirtió del daño en la vida de estas personas – o ” el efecto de cicatrización” – que conlleva que los planes de carrera y las ganancias potenciales a una edad tan temprana se vean truncados. Y el problema no se limita a los que carecen de educación o habilidades. Incluso las personas con títulos universitarios se están encontrando atascadas sin trabajo o en trabajos temporales, trabajos sin futuro.

La situación está minando los cimientos de las sociedades europeas. La alta tasa de desempleo se ha relacionado con el aumento de la delincuencia entre los jóvenes y una mayor incidencia de depresiones. El desempleo está bajando las tasas de natalidad, ya que estos adultos jóvenes posponen la creación de una nueva familia. Muchos jóvenes están abandonando sus países de origen en busca de trabajo, mientras que otros se han rendido.

 
Los gobiernos europeos han estado luchando sobre como aumentar el empleo juvenil, dada la reticencia de las empresas a contratar a todos. Italia está dando un modesto impulso fiscal a las empresas que contraten a personas  por primera vez. España ha aumentado su financiación para la puesta en marcha de incubadoras de empresas y préstamos a  jóvenes que buscan iniciar pequeños negocios. El pasado miércoles, el presidente francés, Francois Hollande propuso una solución más ambiciosa al problema de desempleo del país: Se ofreció a reembolsar a las empresas hasta el 75 por ciento del salario de un empleado nuevo de 16 a 24 años de edad durante un máximo de tres años. Hollande dijo que espera crear 100.000 puestos de trabajo el año que viene de esta manera, con un coste de 2.900 millones de dólares para el gobierno. Si bien es un movimiento impopular entre los economistas que han estado predicando la disciplina fiscal, hizo de Hollande un héroe entre los jóvenes.

Pero incluso aquellos que aplaudieron estos esfuerzos reconocen que sólo son soluciones temporales y que incluso la radical reforma del mercado laboral puede no ser suficiente para impulsar el empleo en un futuro cercano.

La crisis de empleo juvenil se puede ver de forma más aguda en todo el sur de Europa, donde los jóvenes, a pesar de sus diferencias culturales y lingüísticas, tienen historias similares de desesperación, miedo, ansiedad e ira.

En España, los estudiantes universitarios y recién graduados llamados a sí mismos Juventud sin Futuro han salido a las calles para luchar contra las políticas del gobierno y los recortes sociales que afectan a los jóvenes. Carles Vallecillo, de 24 años, quien obtuvo una licenciatura en informática en la Universidad Politécnica de Cataluña, dijo que pensaba que tendría una vida estable después de graduarse. En cambio, se ha encontrado a sí mismo saltando de un empleo temporal a otro para apoyar a sus padres y su hermana, quienes perdieron sus puestos de trabajo durante el último año.

“Todo se ve muy negro, y siento que las cosas están empeorando”, dijo Vallecillo.

A unos cientos de kilómetros hacia el este, en Italia, Tatiana Cavola de 24 años de edad, quien obtuvo una licenciatura en lenguas extranjeras en la prestigiosa Universidad de Roma el año pasado y tenía la esperanza de ser profesora, trabaja como cajera y preparando alimentos en un McDonald’s. “Todo el mundo dice que soy afortunada porque tengo un buen trabajo. . . . Es cierto, soy afortunada, pero si piensas que este podría ser el trabajo para toda mi vida, es muy triste” dijo Tatiana.

En Grecia, Gjoni dice que su  madre de 42 años de edad fue despedida de su trabajo de camarera hace dos años y su padre de 52 años, que trabaja para una empresa de construcción de carreteras, no ha recibido su sueldo durante cinco meses debido a que la empresa está en quiebra. Gjoni detesta la idea de dejar Grecia, pero él piensa que no

 

tendrá otra opción si quiere encontrar una manera de mantener a su familia. Está solicitando un visado para reunirse con su tío en los Estados Unidos, donde trabaja como conductor de autobús escolar.

“Grecia es ahora sólo un país para ir de vacaciones”, dijo Gjoni.

A pesar del panorama deprimente, algunos jóvenes dicen que hay destellos de esperanza en cómo la juventud están respondiendo. En Portugal, por ejemplo, cuando el gobierno disolvió el Ministerio de Cultura como parte de su acuerdo para recortar el gasto, a cambio de un rescate internacional, los jóvenes formaron colectivos artísticos y organizaron conciertos improvisados.

En Italia y España, muchos puestos de trabajo,  antes de la crisis de empleo,  garantizaban el empleo para toda la vida, así que no había necesidad de ser emprendedor. Ahora, los jóvenes han puesto un énfasis renovado en la innovación.

En la Incubadora de empresas en Vallecas, Madrid, Rocío Herrero Rivero, de 20 años, dice que sus padres pensaron que estaba loca cuando decidió emprender su propia empresa de moda el año pasado. Herrero Rivero, cuya línea  Issie Organics abarca desde camisetas hasta abrigos de lana hechos de tejidos ecológicos, dijo que ha sido una lucha constante y que ha utilizado todos sus ahorros y el dinero de su familia y amigos. Pero  está orgullosa de haber vendido más de 50 piezas.

“Todo tiene su lado bueno y malo”, dijo. “La crisis está empujando a los españoles a pensar en nuevas formas de pensamiento y de creación. No da miedo el ir por cuenta propia, porque no hay otra opción.”

Fuentes: Ariana Eunjung – Washington Post

http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/jovenes_y_sin_futuro

Leave a Reply

 

Translator

Translator by Yellingnews

Categorías

Noticias más vistas

Noticias por fecha

octubre 2017
L M X J V S D
« feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031