Categorized | Economia

Las cuentas del pequeño oficial – y 2

Estábamos con el objetivo de reducir el gasto público, el que es el único objetivo; ese objetivo, ¿es doctrinal?; pienso que no. Con Ronald Reagan, ya saben aquel que decía aquello que los ricos debían ser mucho más ricos y los pobre mucho más pobres, USA aumentó su déficit hasta cotas galácticas. Puede, eso sí, tener componentes doctrinales el destino del gasto, pero hoy pienso que las doctrinas ya se han guardado en los armarios.

Se busca recortar, aserrar, podar porque no se ingresa lo suficiente para pagar la estructura de gastos que se diseñó debido a que no se crece lo suficiente ya que el nivel de deuda no puede aumentar más y ya se debe lo inimaginable, y como ya no hay que calmar a ninguna clase obrera excitada por los cánticos que llegan del otro lado del Elba, ahora se puede quitar lo que convenga y quien no pueda pagárselo, pues que se aguante, y por si a algún colectivo se le cruzan los cables, se endurecen lo que haga falta los códigos penales y se da a ‘las fuerzas del orden’ licencia para reprimir, todo en aras de la seguridad, evidentemente.

Vienen tiempos duros para quienes no sean necesarios para generar el valor que sea necesario porque el modelo de protección social va a menos porque no se puede pagar debido a que no se recauda lo necesario ya que no se crece lo suficiente. Lo terrible es que no se puede crecer más debido a que nadie se puede endeudar más, a que todo el mundo debe lo que no puede pagar y a que todos los recursos que se han creído ilimitados ahora se saben escasos.

Y sí, claro, a nivel personal se diseñó un modelo de crecimiento en el que a cambio de acceder a cosas parecidas a las-de-los ricos quienes no lo eran se endeudaron; y también se produjo un gigantesco flujo financiero desde las personas físicas y jurídicas no-ricas hacia algunas de las que lo eran, y eso también sirvió para alimentar el modelo de protección social que ahora se desmonta. En España en uno de los sitios donde más, ya, pero es que, posiblemente, el gasto público al que vamos sea el que España puede pagar; otra cosa es como se gaste lo poco que España tenga.

Por ello pienso que el Pacto de Crecimiento del que se habla en la UE va a servir para bien poco de cara a ‘salir de la crisis’. Por lo que hasta ahora se ha dicho pienso que nada: otro plan E y aquellos que estén más requetemal decirles que podrán seguir endeudándose más -pagando más, claro- y que de sus desequilibrios se estará un tiempo sin hablar. PIIGS = Latinoamérica 2.0 (la Latinoamérica 1.0 fue la de los 80).

Con ese Pacto de Crecimiento no se resuelve nada porque se sigue debiendo la misma enormidad que se debía, una enormidad que no se puede pagar, porque los bancos siguen teniendo una salvajada de activos contabilizados a un valor irreal junto a unos créditos con una probabilidad de impago inimaginable a medida que la actividad se vaya enlenteciendo y porque existe un megaexceso de capacidad productiva de todo adecuado para una situación que jamás volverá: capacidad ilimitada de endeudamiento junto a desperdicio de recursos como motor de crecimiento: el Modelo Kleenex.

Entonces, se preguntarán, ¿por qué se quiere poner en marcha algo así?, pues pienso que por varios motivos. Uno porque si sólo se dan palos y ninguna zanahoria la cuerda puede romperse, lo que no es conveniente: recuerden: el peor enemigo es quien no tiene nada que perder. Otro porque como, en el fondo es dinero público, si se gasta en otro plan E no se gasta en otra cosa, por lo que deterioro de cuentas poco habrá. Otro más porque aún queda algo de chocolate que rebañar. Y aún otro: que aunque a un país se le de un año más para llegar al famoso 3%, en el fondo qué más da si el aplazamiento lo va a pagar con creces.

Ahora bien, que a nadie se le ocurra ni remotamente pensar que vamos a volver a ‘lo de antes’. Eso se ha ido y nunca más va a volver.

Por favor, relean lo que escribí aquí los pasados Miércoles y Jueves. Hace falta unión de criterios, coordinación de medidas, trajes específicos, olvidarse de áreas inservibles, centrarse en elementos productivos viables. Es imprescindible sentarse alrededor de una mesa y poner los papeles, los buenos, encima de la misma. ¡Y quemar de una puta vez el manual antiguo que ya no sirve absolutamente para nada! (Cuando se queme sugiero guardar una copia para el museo de los manuales de modelos agotados).

::: ::: :::

Me preguntan mi opinión en relación a la victoria de M. François Hollande en Francia. Sigo pensando lo que ya dije en la campaña: los deseos son una cosa y las realidades otra muy diferente. Independientemente de que el presidente de la República sea del PSF la deuda pública francesa seguirá siendo la misma, el estado de la banca francesa continuará siendo el que es, la población tendrá que pagar todo lo que debe, las cuentas públicas mostrarán los mismos números que antes de las elecciones, … Pueden cambiar las formas: ¿recuerdan ‘el talante’ que anunciaba en el 2004 en España el nuevo Gobierno?, pero los inversores van a querer cobrar cuando llegue el plazo y la estructura del PIB francés va a seguir siendo parecida.

Pienso que si no ha sucedido ya cuando Uds. estén leyendo estas líneas, a M. Hollande (que no lo olvidemos ‘sólo’ es un Jefe de Estado, es decir, no gobierna por muy presidencialista que sea el modelo francés, y que, no lo olvidemos, se halla a años luz de François Mitterrand y de aquella época), le van a mostrar unos cuantos números y le van a decir lo que es conveniente para el equilibrio del planeta; ¿quiénes?, pues los que pueden mover 40 mM chasqueando los dedos.

La elección de Françoise Hollande servirá para enternecer un poco el mensaje y para aplazar uno o dos años el cumplimiento del compromiso del -3%; entre otras razones porque es imposible cumplirlo en los plazos firmados, y porque lo importante es el -0,5% del 2020. Pero que nadie piense que porque en Francia ha obtenido la presidencia alguien que pronuncia unas cuantas palabras diferentes a quien está en España van a volver a construirse aquí 750.000 viviendas al año y el mundo va a volver a ir bien. Que nadie lo piense porque se equivocará de medio a medio.

Un apunte más sobre el 7M en Francia: las palabras de Mme. Marine Le Pen: el nuevo presidente va a decepcionar. Pienso que tiene toda la razón: nadie que hoy tenga poder político puede no decepcionar. La ciudadanía vota a otro distinto del que gobierna para que arregle las cosas: para volver a lo de antes, pero eso es totalmente imposible. El ejemplo también lo tenemos aquí.

 

@sninobecerra

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/las_cuentas_del_pequeno_oficial_y_2

Leave a Reply

 

Translator

Translator by Yellingnews

Categorías

Noticias más vistas

Noticias por fecha

octubre 2017
L M X J V S D
« feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031