Categorized | Política

Mijaíl Jodorkovski, diez años en el «gulag» de Putin

Vivió un infierno en campos de trabajo, donde a menudo fue recluido en celdas de aislamiento

Mijaíl Jodorkovski, diez años en el «gulag» de Putin

Mijaíl Jodorkovski, de 50 años, fue uno de aquellos emprendedores que, aprovechando que empezaban a soplar nuevos vientos en la URSS de Gorbachov, se lanzaron a la aventura de hacer dinero. Hasta ese momento nadie en la Unión Soviética podía tener más ingresos que su salario ni más propiedad que los electrodomésticos que adquiría tras años en listas de espera. Solo escapaban a ese esquema altos funcionarios, gracias a sus privilegios. O quienes comerciaban en el mercado negro.

Con Gorbachov cambiaron las cosas. Su ley de cooperativas permitió que gente como Jodorkovski, hijo de ingenieros químicos, licenciado también en Químicas y en Economía, pudiera abrir negocios. Con un grupo de amigos fundó entonces una pequeña empresa de venta de ordenadores que compraba en el extranjero. Las cosas le fueron tan bien que decidió meterse a banquero. En 1989 creó Menatep, que sería poco después uno de los principales bancos de Rusia. Tras la desintegración de la URSS, y gracias a la política de privatizaciones impulsada por el entonces presidente, Borís Yeltsin, la fortuna de Jodorkovski no dejó de aumentar.

La gloria le llegó en 1995, cuando compró a precio de saldo (350 millones de dólares) la petrolera Yukos. Gracias a la venta de crudo y a su talento como gestor, se convirtió pronto en el hombre más rico de Rusia, con una fortuna que llegó a alcanzar los 15.000 millones de dólares.

Pasó a ser uno de los oligarcas que con mayor éxito lograron aprovechar las arbitrarias privatizaciones de los 90 para poner bajo su control sectores enteros de la economía rusa. Oligarcas que llegaron a endiosarse y a creer que podrían también controlar el poder político.

Jodorkovski, en particular, comenzó financiando a partidos opositores a Putin. Hasta que acabó con la paciencia del presidente ruso, al financiar la campaña electoral del partido liberal Yábloko para las legislativas de 2003. Meses antes, Putin congregó en el Kremlin a los principales empresarios del país y les alertó sobre las consecuencias de meterse en política. Jodorkovski, el único que acudió el encuentro sin corbata, se permitió aconsejar a Putin que se preocupase más por la corrupción que por las posibles incursiones de los oligarcas en el mundo de la política. El presidente ruso le contestó preguntándole si estaba al día con el fisco. «Por supuesto, absolutamente», le contestó. «Bien, lo veremos», fue la respuesta de Putin.

Detención de película

Unas semanas después, fueron registradas las oficinas de Yukos por la Policía y la Fiscalía General. La detención de Jodorkovski se produjo en la madrugada del 25 de octubre de 2003, en el aeropuerto de la ciudad siberiana de Novosibirsk. Fue una escena que parecía extraída del guión de una película de acción. Justo cuando su avión particular se disponía a despegar hacia a la ciudad de Irkutsk, aparecieron varios vehículos policiales que interrumpieron la maniobra. De su interior salieron medio centenar de hombres enmascarados y armados que amenazaron con abrir fuego si todos los pasajeros no salían con las manos en la cabeza.

El magnate fue trasladado a las dependencias de la Fiscalía General. Tras dos horas de interrogatorio, se le acusó de fraude fiscal a gran escala. Fue confinado en el centro de detención preventiva de Matrósskaya Tishiná, uno de más insalubres de la capital rusa. Según sus abogados, Jodorkovski estuvo varios días sin comer la “bazofia” que le daban de rancho.

Jodorkovski y su socio Platón Lébedev fueron condenados a nueve años. La pena sería reducida después en un año, pero todas sus propiedades en Rusia fueron incautadas. Ambos fueron enviados al campo de trabajos forzados de Krasnokámensk, en la región siberiana de Chitá. El penal fue construido junto a unas minas de uranio con el objetivo de utilizar a los reclusos en las labores de extracción de mineral radiactivo. El empresario fue castigado frecuentemente en celdas de aislamiento por «infracciones» como no recoger adecuadamente la máquina de coser en la que era obligado a confeccionar ropa de trabajo. En abril de 2006, fue víctima de una agresión por parte de otro recluso, que le asestó varios cortes en la cara mientras dormía con una cuchilla robada del taller de la prisión para la reparación de calzado. Sus abogados dijeron que el ataque formaba parte de una «estrategia premeditada para influir en su estado de ánimo». Un mes después, Jodorkovski sufrió una severa intoxicación. Yukos se declaró en quiebra aquel mismo año, fue desmantelada y entregada en su mayor parte la petrolera estatal Rosneft. De la cima del éxito, al infierno.

http://www.abc.es/internacional/20131222/abci-diez-anos-gulag-putin-201312221444.html

Leave a Reply

 

Translator

Translator by Yellingnews

Categorías

Noticias más vistas

Noticias por fecha

octubre 2017
L M X J V S D
« feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031