Categorized | Sucesos

Un agricultor burgalés inventa el arado hidráulico

Julio Santamaría posa delante del prototipo de arado hidráulico. (Fotografía: Diario de Burgos)

 

Hoy, 16 de septiembre, es su cumpleaños, pero Julio Santamaría no se acuerda de su edad. Hace tiempo que dejó de contar. “Tengo cuarenta y pico. Nací en el 66, echa cuentas”. Después de más de quince años trabajando en la idea de su vida el agricultor burgalés ha perdido la noción del tiempo. No está loco, como muchos pensaron -incluida su familia- cuando comenzó a concebir, a finales de los 90, un tipo de arado que promete una revolución radical en el proceso de siembra en términos de productividad, ahorro energético y respeto al medio ambiente, al contrario que en la siembra directa.

“Es un arado hidráulico que se coloca en la parte delantera del tractor. La ventaja consiste en que se ahorra el 60% de tiempo y el 70% de combustible. Con este arado se pueden hacer cinco tareas a la vez, todo el proceso de la siembra al mismo tiempo, desde el movimiento de la tierra, el abono, el cultivador, la siembra propiamente dicha y el rodillo”, explica a Teknautas el emprendedor.

Es el único en el mundo, por eso he podido patentarlo. Es el proyecto de mi vida; si esto sale adelante me puedo dar por satisfecho, he invertido muchas miles de horas. Al principio, me decían que estaba perdiendo el tiempoSantamaría prefiere no mirar la hoja de Excel donde ha ido apuntando los gastos acumulados, pero el esfuerzo ha merecido la pena. El burgalés siente, ahora más que nunca, que la idea está a punto de caramelo. Desde el año pasado tiene un prototipo. “Los agricultores que lo prueban me preguntan que cuándo se podrá comprar”, apunta.

De momento no -”quizás dentro de un año”-,aunque ya ha patentado el invento en Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Alemania, además de España. En todos estos mercados cuenta con una licencia de explotación, aunque se ha propuesto empezar en casa.

“Es el único en el mundo, por eso he podido patentarlo. Es el proyecto de mi vida; si esto sale adelante me puedo dar por satisfecho, he invertido muchas miles de horas. Al principio, me decían que estaba perdiendo el tiempo. La gente no cree en algo hasta que no lo ven blanco y en botella”.

Un proyecto de vida

Todo arrancó cuando Julio Santamaría, que empezó a trabajar en el campo con 14 años y hoy es empleado de una multinacional dedicada a la producción de patatas, decidió apuntar en un cuaderno los problemas que veía a su alrededor. “Una tormenta de ideas sobre cómo mejorar la agricultura”. Sobre todo, le preocupaba la contaminación, por eso detrás de su idea hay, además de un negocio, una filosofía ecologista con raíces personales.

Julio Santamaría sostiene la maqueta del arado hidráulico. (Fotografía: Diario de Burgos)“Cada año surge un problema nuevo en el campo, y uno de ellos es que cada vez se utilizan más herbicidas. Mi padre y varios de mis tíos se han muerto de cáncer; lo he vivido muy de cerca. Somos nosotros los que estamos echando estos productos en el campo. Esto va al trigo, al cereal, y todo esto después lo comen los animales, que después nos comemos nosotros. Nuestras células se convierten en células malas, y al final se crea un tumor”, lamenta.

El siguiente paso fue transformar los apuntes de su libreta en planos. Este proceso duró un lustro. Santamaría aprendió por su cuenta -”algunosamiguetes me ayudaron, y me pasé cinco años trasteando“- a manejar el programa Autodesk. “Después, tardé otros cinco años en construir una maqueta a escala 1:9″.

El reto de la fabricación

Una vez completada la maqueta, obtuvo la primera patente de su invento en febrero de 2011, fecha en que se puso manos a la obra para construir un prototipo, misión para la que contactó con una decena de empresas, cada una de las cuales se encargó de fabricar un componente distinto del arado hidráulico.

Necesito una pequeña financiación para invertir en la maquinaria para el montaje de las piezas del arado. Están empezando a ponerse en contacto conmigo fabricantes, pero después de tanto esfuerzo, lo quiero fabricar yoNo ha dejado nada al azar. En 2008, creó una empresa de nombre Construcciones Metálicas Julsa, mediante la cual se ha marcado el objetivo de empezar a fabricar en serie la máquina.

Será en el polígono de Villalonquéjar IV de Burgos, donde ha comprado una parcela de 6.000 metros cuadrados. “Necesito una pequeña financiación para invertir en la maquinaria para el montaje de las piezas del arado. Están empezando a ponerse en contacto conmigo fabricantes, pero después de tanto esfuerzo, lo quiero fabricar yo”.

 

http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2013-09-17/un-agricultor-burgales-inventa-el-arado-hidraulico_29025/

Leave a Reply

 

Translator

Translator by Yellingnews

Categorías

Noticias más vistas

Noticias por fecha

octubre 2017
L M X J V S D
« feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031